Abrir el corazón es un acto, una decisión que requiere valor y también confianza.

Tendemos a proteger a nuestro corazón, sentimos que en este espacio habita lo más esencial y “delicado” que hay en nosotros.

Nuestra mente nos lleva a pensar que debemos proteger este espacio sagrado que constituye la puerta de nuestro despertar.

Mantener el corazón cerrado, por buena que pueda parecer la intención, nos limita en la conexión con nuestro auténtico potencial.

Si te animas a iniciar este camino de abrir más y más tu corazón te invito a dedicar unos minutos de meditación con el audio que te entrego hoy.

Mis guías me han estado insistiendo con esta idea de abrir el corazón y he conectado con ellos para grabar este audio que espero te ayude a profundizar en lo más bonito que hay en ti.

Feliz meditación.

Carina Barberá